FESta popular!

[25/10/2009] Lanus! Viernes 30/10 - anticipadas 5$ - Sarmiento 1710
.
.

Centros de estudiantes y participación estudiantil: Reflexión de compromiso

El reconocimiento del lugar de los adolescentes y jóvenes, la visibilización de sus prácticas y la legitimación de sus voces requiere de un fuerte trabajo y acompañamiento de los adultos en el proceso de tránsito de la escuela secundaria. De esa manera, el promover las prácticas ciudadanas a partir de las organizaciones estudiantiles implica otorgarles a todos los estudiantes un lugar central en la dinámica de la vida escolar.

La Ley de Educación de la Provincia de Buenos Aires (Ley Nº 13688) plantea que la Escuela Secundaria tiene que: "Reconocer a los adolescentes y jóvenes como sujetos de derecho y a sus prácticas culturales como parte constitutiva de las experiencias pedagógicas de la escolaridad para fortalecer la identidad, la ciudadanía y la preparación para el mundo adulto". Por lo que buscará: "Garantizar los mecanismos de participación de los alumnos en el gobierno escolar para favorecer y fortalecer el ejercicio de la ciudadanía y la gestión democrática de las instituciones del Nivel" (Título II "Estructura del sistema educativo", Capítulo V "Educación Secundaria", Art. 28).

En este sentido, estimular la participación estudiantil, la conformación de centros de estudiantes (y otro tipo de organizaciones que los representen y propicien su inclusión activa, como por ejemplo, los cuerpos de delegados, las asambleas de estudiantes, etc.), implica habilitar no sólo instancias de protagonismo para los adolescentes y jóvenes sino espacios de aprendizaje en donde la ciudadanía sea vivenciada a través de su ejercicio activo en la cotidianeidad escolar: elegir y ser elegido, debatir y tomar decisiones, comunicarse y lograr consensos entre pares y con el mundo adulto, buscar mecanismos y canales propicios para resolver conflictos, ejercer derechos y asumir responsabilidades, conocer, crear y recrear canales de comunicación institucional que propicien el diálogo intergeneracional. En síntesis, ser parte activa de la dinámica, constitución y sostenimiento de la vida democrática en la sociedad actual a partir de su aprendizaje en la escuela, desde su puesta en práctica y no sólo como enunciación teórica.

La organización estudiantil se presenta como un derecho y una responsabilidad de todos los estudiantes. En la Ley de Educación de la Provincia de Buenos Aires, en el Capítulo I "De los alumnos", del Título IV "De los derechos, responsabilidades y obligaciones de los miembros de la comunidad educativa, en el art. 88 establece que los estudiantes tienen el derecho de: "Integrar asociaciones, cooperativas, clubes infantiles y centros de estudiantes u otras organizaciones comunitarias para participar en el funcionamiento de las instituciones educativas". Y en el art. 89 plantea como su responsabilidad: "Participar y colaborar en la mejora de la convivencia escolar y en la consecución de un adecuado clima de estudio en la institución".

Asimismo, la Resolución 4900/05 que aprueba el modelo de estatuto para Centros de Estudiantes en sus consideraciones generales establece que: "en un contexto democrático la constitución del ciudadano incluye la toma de decisiones de dimensión social, por lo que es imprescindible que la comunidad educativa considere las demandas y cuestionamientos de sus miembros, brinde atención y espacio para sus iniciativas, y sobre todo, garantice experiencias positivas con respecto al derecho de opinar y proponer" y agrega que "reconocer la sustantividad política de lo pedagógico implica generar espacios institucionales de diálogo y pensamiento crítico, en busca de la resignificación de lo público".

Partiendo de la base de que "es derecho constitucional de niños, jóvenes y adultos la libertad de asociación" se asume que "el ejercicio de prácticas democráticas institucionales consolida una educación para la democracia, la formación de mejores ciudadanos y la construcción de una sociedad con mayor justicia social" por lo que "la escuela debe ser un espacio social en la que niños, adolescentes y jóvenes puedan vivenciar prácticas que le permitan desarrollar un pensamiento reflexivo, discernimiento valorativo y criterios éticos".

En este sentido, desde la Dirección Provincial de Educación Secundaria, el objetivo es promover la participación estudiantil y avanzar en la conformación de Centros de Estudiantes y de todas aquellas formas de organización que los estudiantes crean apropiadas para ejercer su derecho a la participación en todas las escuelas secundarias de la provincia, asumiendo que la vida democrática requiere de un compromiso y aprendizaje de todos.

Conclusiones taller ramallo: la escuela que tenemos la escuela que queremos.

CLICK AQUI para ver las concusiones completas del encuentro.
O copia el siguiente link:
http://www.ctabsas.org.ar/IMG/doc/Conclusiones_encuentro_secundarias_Ramallo_2009.doc


“Para que la democracia que nos enseñan en la escuela, no sea sólo para cuando tengamos edad para votar, sino para practicarla todos los días como una forma de vida”



¿ Para qué un Centro de Estudiantes?


• Para ponerse de acuerdo, intercambiar opiniones.
• Organizar eventos.
• Dar a conocer las carencias de la escuela.
• El centro de Estudiantes es la herramienta gremial de los alumnos.
• Cumple un rol muy importante dentro de las escuelas, ya que en el Centro de Estudiantes muchos alumnos puedan ser escuchados, dar ideas, resolver los problemas de la institución, organizar actividades, ayudar en la economía de la escuela y también en lo social, en donde todos puedan colaborar, presentar proyectos y llevarlos adelante.
• Que cada escuela tenga se centro de estudiantes.
• Que todas las escuelas tengan centros de estudiantes y el apoyo de docentes y directivos para llevar a cabo los objetivos.
• Es el espacio, en el cual los alumnos puedan expresar sus inquietudes.
• Es importante que los Directivos avalen la existencia del mismo: para que escuchen sus proyectos, que incentiven a los alumnos a participar, que le den un lugar, un espacio.
• Fuera del establecimiento: recaudar fondos necesarios.


Conclusiones (Docentes):

“Además, se va acercando inexorablemente el momento en que quienes me rodean, el mundo y – lo que espero-, mi propia conciencia, ya no me preguntarán cuáles han sido mis ideales y objetivos, ni qué es lo que deseo conseguir ni cómo quiero cambiar el mundo, sino que empezarán a preguntarme qué es lo que efectivamente he logrado, cuáles de mis propósitos he hecho realidad y con qué resultados, cuál me gustaría que fuera mi legado, y qué tipo de mundo me gustaría dejar atrás”. Vaclav Havel.


Educación Secundaria Obligatoria

La obligatoriedad exige cumplimiento, el no cumplimiento amerita “sanciones”. ¿Quién y cómo sanciona?.
La obligatoriedad debe estar regulada por la autoridad de la cual emana.
La obligatoriedad debe ser comprendida por quien debe aceptarla, el primer inconveniente se encuentra en que gran parte de los alumnos no captan el sentido de la escuela y la educación y la obligatoriedad se transforma en un deber a transgredir.
Cómo producto de una lectura crítica se parte del supuesto de que la obligatoriedad es del otro (docente) pero no es captada como de “cada uno”.
Con relación a la universalidad es considerada un requerimiento o componente necesario, pero partiendo del supuesto de que no todos pueden “aprender lo mismo”, sin que esto signifique que “no todos pueden aprender”. En este sentido es destacable atender y trabajar con las distintas ofertas.
En relación a la democratización, la educación es democrática y democratizante en tanto se sostenga en el pilar de la correcta socialización y distribución de conocimientos, deberes y obligaciones, incluyendo valores como el respeto por el “otro”.